sábado, 17 de junio de 2017

Pety es una madrugadora



Hoy Pety ha venido a despertarme y ha exigido mimos. La he visto tan relajada que tenía que grabarla. Creo que va a poner otro huevo.

sábado, 27 de mayo de 2017

Pety come puré

Pety siempre está intentando comer de mi plato. Si algo muerdo, ella quiere probarlo. Así que he decidido empezar a hacer los purés de verduras solo con verduras que ella puede comer (calabacín, puerro, zanahoria....)


Esta es una de las veces en las que comió conmigo, de mi plato por supuesto. Si no es de lo que yo como, no lo quiere.



viernes, 26 de mayo de 2017

Familia de gorriones de picnic

Hoy hace calor, muuuucho calor. Desde hace bastante tiempo tengo puestos en mi terraza dos comederos, uno con comida y otro con agua.


Hoy ha venido de visita la familia entera de gorriones cuyo nido está en una tubería abierta en la pared de la fachada de mi edificio.




Dos de las crías se han tumbado dentro del comedero, mordisqueando las semillas y vigilada por la madre que se paseaba por mis plantas. De vez en cuando se acercaba para ofrecerles algún bocado extra. ¿Veis como abre el pico la pobre cuando se acerca? Hace calor, mucho.


Me estoy planteando poner algo más grande con agua para que se puedan bañar más fácilmente.

martes, 9 de mayo de 2017

Kivin se queda y ya tiene compañía.



No ha aparecido el dueño, así que he procedido a acomodarlo en casa. Como la jaula en la que estaba le quedaba pequeña, lo he intercambiado con Federico. Fede al principio se mostró receloso, pero como buen señor elegante y sereno que es ya se ha amoldado.

Sin embargo Kivin estaba cada vez más decaído, más quieto, más silencioso. Necesitaba algo más que comida, agua, espacio y música. Y ese algo llegó ayer con Noinim.

Cerca de mi barrio, una mujer mayor se quitaba varios periquitos por no poder atenderlos, así que he adoptado uno. Tendrá dos o tres años y es un alboroto con plumas.

Y desde que Noinim ha llegado, Kivin ha dejado de intentar fugarse, vuelve a comer y se arregla el plumaje. Aún tiene de recuerdo algunas heridas de su pelea con los gorriones y de alguna de ella tardará un poco en recuperarse del todo, pero al menos ahora tiene alguien con quien hablar.

Bienvenido a la bandada Noinim. Ya son dieciséis.

Mi madre me mata.

posted from Bloggeroid

miércoles, 3 de mayo de 2017

A una semana de haberlo encontrado

Ya ha pasado una semana desde que Kivin, un periquito azul, llegó a mi terraza atraído por la comida y la bebida que les pongo a los gorriones. Hubo peleas y riñas, el pobre periquito se llevo más de un buen picotazo de los gorriones, aunque los igualara en fiereza.

Tras varios intentos fallidos de atraparlo (por suerte el pobre volvía una y otra vez a por comida) le puse un comedero dentro de una jaula con la puerta abierta, de forma que viera la comida, y cuando entró a comer me acerqué lentamente (quedandome inmovil cada vez que dejaba de comer para vigilarme con desconfianza) hasta llegar a cerrar la puerta de la jaula con rapidez.

Desde entonces Kivin ha pasado bastante miedo. En un lugar nuevo lleno de pájaros extraños y habladores (mis diamantes) y de dos enormes monstruos con garras y tentáculos (los humanos, los tentáculos, si, son los brazos), Kivin pasó los dos primeros días quieto en un rincón, muchas veces en el fondo de la jaula.

Llegué a preocuparme mucho y ya iba a llevarlo al veterinario por si venia enfermo o estaba más herido o debil de lo que parecía a simple vista. Pero a partir del tercer día empezó a trepar por los barrotes, comprobé que comía y bebía y... comenzó su plan de fuga.

Ya lo he explicado en un post anterior, pero lo quiero repetir porque lo de este pájaro es alucinante.

Cómo fugarse de una jaula. El método Periquito. Por Kivin.

1º Primero comprueba el fondo de la jaula, si no tiene barrotes puedes tener una oportunidad. Escarba con tus patitas la arena y empuja por las esquinas a ver si la bandeja cede y encuentras un hueco por donde colarte.

2º También puedes escaparte venciendo a los barrotes. Encuentra la zona donde las paredes de la jaula se unen y comprueba si son piezas por separado. Si es así, picotealas, empujalas y estira justo en la zona donde se unen. Si el enganche se resiste, agarrate a una de las paredes con tus patas con la espalda pegada en la otra pared... y empuja con fuerza!

3º Los comederos son la clave. Comprueba si puedes sacarlos. Agarra el reposapatas y tira hacia arriba en movimientos rapidos y fuertes. Si no se suelta, escarba y tira la comida (una vez tengas la tripa llena, piensa que fugarte suele dar hambre) y metete dentro del comedero. Una vez dentro, coloca la frente en la base de plástico y abre las alas, empujando con todo tu cuerpo la tapa del comedero hasta soltarla.

4º Si todo lo demás falla, ponle ojitos al monstruo con garras y tentáculos que suelas ver por ahi.


Lo de los ojitos funciona, eso te lo aseguro.

Y ya ha ocurrido, le he cogido cariño, así que supongo que se queda en casa (y ya son quince). La mala noticia es que.... esta solo y triste. En los momentos en que lo he visto decaído le he puesto un video de canto de periquito, acercándole la pantalla para que viera al periquito. Era muy descorazonador, pero al menos reaccionaba: respondia al canto, miraba la pantalla, buscaba el periquito y trataba de llegar hasta el.

No quiero que esté triste y solo ni que se desespere con un video de otro periquito, uno que no puede alcanzar, así que supongo que tendré que traer otro periquito (ya serían 16, voy a llorar). Pero eso es más complicado de lo que parece.


  • Primero encontrar una jaula adecuada (he encontrado una 92 de alto, 43 de ancho a buen precio por ebay) 

  • Buscar un soporte para ponerla, porque ya no me queda mueble para otra jaula. Con ruedas, muy importante.

  • Tengo que colocarlo frente a la ventana, así que quedaría delante del mueble de jaulas que tengo para los diamantes y de nuevo tendría el problema que tenía con el pie de jaula (que acababa de quitar hace poco y reorganizar las jaulas): no podría mover la cortina con facilidad y no podría ver de un vistazo rápido el estado de cada uno de los pájaros(si esta todo bien, si parece pachucho, si hay caca en la comida, si ha vuelto a meter comida en el agua y la ha ensuciado, si hay caca en el bebedero, si hay huevos nuevos, si las chicas tienen algún problema con la puesta, etc, etc.) Y si tengo que arreglar algo en una jaula tendré que apartar la jaula de los periquitos para acceder a ella. Por eso la importancia de las ruedas.

  • Tengo que saber de una vez si es macho o hembra, porque mira que he leido articulos y examinado fotos. El asunto parece sencillo según el color de su nariz: color blanco o marron = hembra; color azul = macho. ¿¿Y si es de un color rosa/lila/blanco/gris?? Juro que cada dia veo un color distinto >.< tampoco puedo examinarlo bien, todavía me tiene miedo y se echa a temblar, dándome la espalda, cada vez que me acerco.

  • Una vez pueda discernir si es macho o hembra, tendré que traerle a un compañero. No de una tienda de animales, no quiero ni aceptar ni promover la explotación de las hembras de los criaderos, así que iré a foros o a refugios de animales, a ver si encuentro uno que adoptar.


Espero de verdad que sea macho, porque como sea hembra tengo un problema aun más gordo. Dos machos juntos, sin presencia de hembra, pueden estar perfectamente. Dos hembras juntas se matan, aunque no haya machos cerca. Un macho y una hembra empezarán a traer descendencia y no puedo abarcar más, ya estoy abarcando más de lo que puedo, ya he pasado mi límite.

¿Y que hago, les quito los huevos fecundados sabiendo que ahí dentro hay vida? No me gusta la idea.

¿Dejo que saquen pollitos adelante y luego los regalo/vendo? Tampoco me gusta la idea.

Crucemos dedos por que sea macho. De ser macho y buscarle un compañero, ya tenemos pensado nombre XD