domingo, 22 de octubre de 2017

Huevitis Extreme

Peti tenía la semana pasada tres huevos. Normalmente se los dejo para que no siga con más puestas y los empolle aunque sean de celo.

Esta semana me he encontrado el nido así.



Ni con el frío para. Luego que está muy delgadita, que le falta calcio, que se queda flojita... No se como pararle el celo.
posted from Bloggeroid

sábado, 17 de junio de 2017

Pety es una madrugadora



Hoy Pety ha venido a despertarme y ha exigido mimos. La he visto tan relajada que tenía que grabarla. Creo que va a poner otro huevo.

sábado, 27 de mayo de 2017

Pety come puré

Pety siempre está intentando comer de mi plato. Si algo muerdo, ella quiere probarlo. Así que he decidido empezar a hacer los purés de verduras solo con verduras que ella puede comer (calabacín, puerro, zanahoria....)


Esta es una de las veces en las que comió conmigo, de mi plato por supuesto. Si no es de lo que yo como, no lo quiere.



viernes, 26 de mayo de 2017

Familia de gorriones de picnic

Hoy hace calor, muuuucho calor. Desde hace bastante tiempo tengo puestos en mi terraza dos comederos, uno con comida y otro con agua.


Hoy ha venido de visita la familia entera de gorriones cuyo nido está en una tubería abierta en la pared de la fachada de mi edificio.




Dos de las crías se han tumbado dentro del comedero, mordisqueando las semillas y vigilada por la madre que se paseaba por mis plantas. De vez en cuando se acercaba para ofrecerles algún bocado extra. ¿Veis como abre el pico la pobre cuando se acerca? Hace calor, mucho.


Me estoy planteando poner algo más grande con agua para que se puedan bañar más fácilmente.

martes, 9 de mayo de 2017

Kivin se queda y ya tiene compañía.



No ha aparecido el dueño, así que he procedido a acomodarlo en casa. Como la jaula en la que estaba le quedaba pequeña, lo he intercambiado con Federico. Fede al principio se mostró receloso, pero como buen señor elegante y sereno que es ya se ha amoldado.

Sin embargo Kivin estaba cada vez más decaído, más quieto, más silencioso. Necesitaba algo más que comida, agua, espacio y música. Y ese algo llegó ayer con Noinim.

Cerca de mi barrio, una mujer mayor se quitaba varios periquitos por no poder atenderlos, así que he adoptado uno. Tendrá dos o tres años y es un alboroto con plumas.

Y desde que Noinim ha llegado, Kivin ha dejado de intentar fugarse, vuelve a comer y se arregla el plumaje. Aún tiene de recuerdo algunas heridas de su pelea con los gorriones y de alguna de ella tardará un poco en recuperarse del todo, pero al menos ahora tiene alguien con quien hablar.

Bienvenido a la bandada Noinim. Ya son dieciséis.

Mi madre me mata.

posted from Bloggeroid